Julián Reyes . es un compañero de TVE, con el que he compartido empresa durante veinte años, que ha decidido pasarse al otro lado. Como se decía años atrás, se ha independizado. Ahora nos va más eso de que ha decidido emprender, pero viene a ser lo mismo.

Ha dejado la cámara y el micrófono de televisión y lo ha cambado por las aulas y los escenarios para impartir conferencias y ayudar a las personas a comunicar adecuadamente.

Esto no lo hace solo, sino acompañado de un libro "Habla como un líder", que está teniendo una gran repercusión a nivel internacional, sobre todo en Latinoamérica.

Julián es de los que piensan que la habilidad que más y mejor construye el liderazgo de una persona es la comunicación. Y tiene muy claro que no comunicamos para vender, comunicamos para que nos compren.

En su visita a Emprende nos ha dejado algunas ideas que tienen que hacernos reflexionar, sobre todo a quienes no tienen muy clara la importancia de comunicar adecuadamente, porque todos sabemos que no es lo que cuentas, sino cómo lo cuentas.

Tienes que ser capaz de afinar el tiro porque si no puedes resumir tu idea principal en pocas palabras, no la tienes tan clara.

En su libro nos cuenta algunos de los secretos de los grandes oradores y que se pueden aplicar de forma inmediata. Esos grandes oradores son los que han inspirado a otros a lanzarse a la piscina, que no es tan complicado, solo hay que atreverse a dar el paso. En realidad, hoy en día no se trata de atreverse sino de que no queda más remedio que dar ese paso, al menos en el ámbito de la empresa, porque la habilidad que marca y marcará la diferencia entre los directivos de este tiempo es la comunicación.

La charla en Emprende ha sido agradable y hemos podido comentar temas que a Julián y a mí nos interesan, porque los dos nos dedicamos a esto de la comunicación, no solo comunicando, sino, y esto es más complejo, enseñando a otros a hacerlo adecuadamente. Y lo hacemos no solo en talleres y otros tipos de formación, individual y colectiva, sino cuando nos subimos a un escenario. Cada cosa que hacemos es un ejemplo que pretendemos transmitir, de ahí eso de predicar con el ejemplo.

Puedes ver la entrevista a continuación: